miércoles, 29 de abril de 2015

"...claro, como estás a dieta..."


Vengo a escribir este post como respuesta a mucha gente que al verme más delgada, y aunque eso no lo digan, con mucho mejor aspecto, me cuestionan mi logro mediante la muletilla: "claro, como estás a dieta..."

Estar a dieta (régimen) de manera temporal (me da igual que sea una semana, un mes o un año) sirve para perder peso y luego recuperar el triple cuando la dejas. Mi dieta no es temporal. Al final va a ser que estoy a dieta "permanente" y esto al parecer les agobia mucho más. Porque ¿se puede estar sacrificándose siempre? ¿Merece la pena? ¿Es eso normal, o es que estás obsesionada, ortoréxica, vigoréxica, tonta el culo, vamos....?

Me apetece explicarme y de paso si algun@ me lee que aprenda algo.


1. Cambiar tus hábitos nutricionales por otros más saludables y aumentar tu actividad física NO es "estar a dieta". Se trata simplemente de cuidar y seleccionar lo que comes y bebes durante ya toda tu vida. Eliges "salud" como estilo de vida. Nuestro cuerpo no es un basurero. La nutrición y el ejercicio físico pueden ser nuestros mejores aliados. Tú eliges. Puedes ponerte "a dieta" (hacer un régimen) durante un tiempo y podrás perder peso (que recuperas doble al dejarla) además de dinero y salud, o cambiar tus hábitos por otros saludables.

2. Yo no cambié mis hábitos alimenticios para perder peso. Sin embargo, la incorporación de este nuevo modo de comer y moverme, me han hecho perder "grasa" que me sobraba (unos 5 kilos en 10 meses ) y ganar masa muscular que me hace verme y, sobre todo, sentirme mucho más saludable, fuerte y animada. Si tengo más fuerza, menos dolores; estoy más tonificada y me veo mucho mas estilizada, esto no parece ser un "engañabob@s". 

3. Elegir alimentarse bien (saber comer) está al alcance de tod@s, querer hacerlo y hacerlo bien, para eso parece que somos pocos los llamad@s. Pero cuando ves que funciona y no solo por el peso, insisto; cuando compruebas en tu propio cuerpo el milagro, ya nada ni nadie puede convencerte de que "estás a dieta". Nada ni nadie puede quitarte la satisfacción de tener hábitos saludables y de desterrar los malos. Solo sonríes y piensas: qué pena, todavía no ven que cuidarse es la clave (a cualquier edad, pero sobre todo con la pila de años que ya tenemos algun@s). 

4. Sobrepeso (o peor, obesidad), diabetes, tensión alta, hipercolesterolemia, problemas cardíacos, dolores articulares, musculares, lesiones por falta de ejercicio, depresión, estrés, falta de autoestima... Si quieres mejorar en todo esto, no hay "dietas milagro" que funcionen verdaderamente. Por eso yo no estoy a dieta. Hago todo lo posible para que lo que coma no boicotee mi salud. Si tengo que privarme de "algo" que es veneno para mi cuerpo, no me cuesta ningún sacrificio prescindir de él. Lo mismo que no bebo hasta alcoholizarme o no tomo otro tipo de drogas...

5. Y todavía habrá algun@ que me repita: sí, pero tú "estás a dieta" porque no comes "fritos"(patatas fritas) , grasas saturadas (tocino), hidratos de alto índice glucémico (pan blanco), azúcar, alcohol (tipo cubata)... Vale, hagamos un trato. Voy a confirmarte que "mi dieta" (mi forma de alimentarme) excluye esos productos a diario. Pero también confieso que al menos una o dos veces en semana hago mi "cheatmeal" en el que me salto alguna prohibición, cosa que me libera de no poder comerlo NUNCA. Es mucho más sensato comer cosas poco saludables alguna vez, que no a diario.

6. Esta es mi filosofía, mi estilo de vida saludable. A mí me está funcionando. No cuestiones lo que tú no has querido, sabido o podido llevar a cabo. No luches contra lo que es incuestionable y además puedes comprobar con tus propios ojos. La voluntad, el esfuerzo, el autocontrol, la motivación, la coherencia y sobre todo la libertad de elegir me hacen no dar un paso atrás en lo que considero vital (ese es el adjetivo apropiado: me va la vida, mi vida, en ello) y sobre todo, me hace feliz. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada